Muñecas de Maíz

DSC03179Fotos © Esther Sampedro

Caras sin rostros, brazos de trenzas, cuerpos arrugados son las muñecas de maíz que con habilidad y paciencia hicieron Ashley y Vicky bajo mi mirada atónita. Sus dedos moldearon las hojas húmedas de maíz hasta darle forma. El cuello, la cintura y las manos de cada muñeca lo formaron atando a cada extremidad del manojo de hojas una cuerda fina de cáñamo. En veinte minutos las hojas de una mazorca dieron estructura y forma a dos  muñecas de cuatro pulgadas de alto por una y media de ancho.

DSC03172Las muñecas de maíz son el juguete tradicional de los indios americanos. Estas muñecas son trabajadas a mano usando hojas humedas de mazorca que moldean hasta darle forma y carácter. En los Estados Unidos los colonos europeos adoptaron esta tradición.  Hoy en día, dicha tradición se practica como un enlace a la cultura india americana y a las artes y oficios de los colonos.

Las muñecas de maíz no tienen caras, y hay una serie de explicaciones tradicionales para esto. La leyenda cuenta que el Espíritu del Maíz, una de tres hermanas, para entretener a los niños hizo una muñeca con sus propias hojas.  Espíritu del Maíz  comenzó a pasar menos tiempo con los niños para poder contemplar su belleza reflejada en el hermoso rostro de la muñeca. Como consecuencia de su vanidad, su hermoso rostro desapareció.

 

“Greenie”, un largo letargo…

Una tarde calurosa del mes de abril, los estudiantes de tercer curso observaban el tronco de un roble. Alarmados ante lo que parecía ser un gigantesco gusano subir lentamente por la corteza del árbol comenzaron a llamarme,  con lo que acudí inmediatamente. No se quien resulto ser  más sorprendido con tal hallazgo, si mis estudiantes o yo. ¡Que maravilla de insecto! Su color de un verde lima brillaba con la luz del sol. A lo largo del cuerpo y de forma simétrica sobresalían unos puntos plateados con pelo. La boca situada a un extremo del cuerpo, me recordaba a una criatura alienígena, lista para abrirse en dos y devorar todo a su paso.   Sus patas, pequeñas ventosas se pegaban a la superficie deslizándose

.220px-AntheraeaPolyphemusCaterpillar  images   220px-Caterpillar_face_close_up

cautelosamente y en compás. ¡Medía cuatro pulgadas de largo y una media de ancho! Por una decisión unánime lo albergamos dentro de un hábitat de mariposas y le pusimos hojas de roble, lechuga y perejil. Al final del día otros estudiantes y profesores pudieron admirar este regalo de la naturaleza.

DSC03100  DSC03136

Al día siguiente nuestro amigo, ya era un hermoso capullo de seda. Pensamos que tomaría unas dos semanas en transformarse de gusano a polilla. Pasaron tres, cuatro, cinco semanas y nada de nada. Tres meses después despertaba de su largo letargo nuestro amigo Greenie,  así lo llamaban cariñosamente los niños.  Greenie despertó cinco días después del fin del curso escolar.  Menuda sorpresa me llevé cuando fui a limpiar el hábitat de mariposas y me encontré con una polilla gigante de color marrón anaranjado estirando sus alas. Como me acordé de mis estudiantes… como me hubiera gustado compartir con ellos esta enorme y maravillosa sorpresa. Inmediatamente busqué mi cámara y fotografié sin descanso a Greenie quien ahora era una gigante polilla de seda. ¡Adiós Greenie…! y con gran destreza partió.

DSC03107

Antheraea polyphemus – Los satúrnidos de la  familia de lepidópteros ditrisios

La mariposa “Heliconius Charithonia”

DSC01014

Foto de Esther Sampedro

La mariposa “Heliconius charithonia” fue declarada la mariposa oficial del estado de Florida en 1996.

Ciclo de vida

La oruga se alimenta de Passiflora lutea, Passiflora suberosa, Passiflora biflora, Tetrastylis lobata y menos en Passiflora adenopoda. Los adultos, son inusuales entre la mariposas, ya que se alimentan de polen, así como también liban el néctar. Esta capacidad contribuye a su longevidad de 3 meses en un adulto.4 Debido a su larga vida útil y a su actividad durante todo el día, es una especie popular entre las mariposas. Otra característica inusual es que los adultos se posan en grupos de hasta 70, y vuelven a la misma percha cada noche.