“Greenie”, un largo letargo…

Una tarde calurosa del mes de abril, los estudiantes de tercer curso observaban el tronco de un roble. Alarmados ante lo que parecía ser un gigantesco gusano subir lentamente por la corteza del árbol comenzaron a llamarme,  con lo que acudí inmediatamente. No se quien resulto ser  más sorprendido con tal hallazgo, si mis estudiantes o yo. ¡Que maravilla de insecto! Su color de un verde lima brillaba con la luz del sol. A lo largo del cuerpo y de forma simétrica sobresalían unos puntos plateados con pelo. La boca situada a un extremo del cuerpo, me recordaba a una criatura alienígena, lista para abrirse en dos y devorar todo a su paso.   Sus patas, pequeñas ventosas se pegaban a la superficie deslizándose

.220px-AntheraeaPolyphemusCaterpillar  images   220px-Caterpillar_face_close_up

cautelosamente y en compás. ¡Medía cuatro pulgadas de largo y una media de ancho! Por una decisión unánime lo albergamos dentro de un hábitat de mariposas y le pusimos hojas de roble, lechuga y perejil. Al final del día otros estudiantes y profesores pudieron admirar este regalo de la naturaleza.

DSC03100  DSC03136

Al día siguiente nuestro amigo, ya era un hermoso capullo de seda. Pensamos que tomaría unas dos semanas en transformarse de gusano a polilla. Pasaron tres, cuatro, cinco semanas y nada de nada. Tres meses después despertaba de su largo letargo nuestro amigo Greenie,  así lo llamaban cariñosamente los niños.  Greenie despertó cinco días después del fin del curso escolar.  Menuda sorpresa me llevé cuando fui a limpiar el hábitat de mariposas y me encontré con una polilla gigante de color marrón anaranjado estirando sus alas. Como me acordé de mis estudiantes… como me hubiera gustado compartir con ellos esta enorme y maravillosa sorpresa. Inmediatamente busqué mi cámara y fotografié sin descanso a Greenie quien ahora era una gigante polilla de seda. ¡Adiós Greenie…! y con gran destreza partió.

DSC03107

Antheraea polyphemus – Los satúrnidos de la  familia de lepidópteros ditrisios